Tuesday, 21 August 2018 | English   Iniciar Sesion | Registrate 
Instala Flash Player para ver el banner.
Medios de comunicación, ¿aliados o cómplices de la violencia de género?



novedad fecha 30-04-2018 |

Ante la creciente violencia de género, nos preguntamos acerca del rol de los medios de comunicación y cómo pueden mejorar su aporte al cambio de la cultura machista tan extendida y arraigada en la ciudadanía.



En este contexto en que la violencia de género se ha incrementado exponencialmente, donde el odio y el desprecio hacia las mujeres se manifiesta en formas cada vez más crueles, nos preguntamos acerca del rol de los medios de comunicación y cómo pueden mejorar su aporte al cambio de la cultura machista tan extendida y arraigada en la ciudadanía; así como a la transformación en las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres, que son la base de la violencia hacia las mujeres y niñas.

Los medios de comunicación, al igual que la escuela y la familia son referentes de socialización muy importantes, pueden contribuir a la deconstrucción de concepciones y prácticas violentas que se reproducen de manera cotidiana en el espacio familiar, en la escuela, el trabajo, la calle, la política, y los mismos medios, cuyo patrón común es negar la condición de sujeto de derechos a las mujeres, cosificar sus cuerpos y emplear la violencia en distintas formas para someter su voluntad.

Los medios de comunicación pueden cuestionar de manera enérgica los estereotipos de género, memes misóginos, chistes sexistas, argumentos que relativizan la violencia hacia las mujeres, opiniones que buscan desacreditar el testimonio de una víctima, o que sugieren que ellas son las responsables de la violencia; en ese sentido, manifestarse en contra de la banalización, naturalización y justificación de la violencia de género. 

De igual modo, ayudar a una mejor comprensión de lo que está pasando en la sociedad, por ejemplo,  al explicar que los agresores, violadores, feminicidas no tienen problemas de salud mental, sino que se trata de hombres que consideran que las mujeres y niñas no son personas, que han asumido que pueden disponer de sus cuerpos, porque las consideran de su propiedad y que no resisten que una mujer decida concluir una relación afectiva o simplemente negarse a establecer un vínculo amoroso con ellos, ya que eso atenta contra su hombría. Para estos hombres, las mujeres no valen lo mismo que ellos, no son iguales. Y entonces emerge la violencia como forma de control y dominio.

Los y las periodistas tienen la posibilidad de plantear nuevas formas de relacionamiento entre mujeres y hombres, emplear ejemplos cercanos de cambio y reforzar la noción de corresponsabilidad de las familias, que tienen a su cargo la crianza de los niños y las niñas.  

Pueden también mostrar nuevas masculinidades, que no se construyan en base al ejercicio de la fuerza y la violencia, mostrar otros referentes de ser hombre, ser hijos, padres o parejas es también importante para esta lucha contra la violencia.

Asimismo, insistir en la necesidad de que la educación integre el enfoque de género y que en las escuelas se eduque en igualdad, indagar sobre la inversión pública en las políticas de prevención y atención de la violencia de género, explicar de manera amigable los servicios a los cuales pueden acudir las mujeres o sus familiares, exigir a las autoridades que den cuenta de cómo están ejerciendo sus funciones y por qué vemos tantos casos de inacción e impunidad, a pesar del esfuerzo de las víctimas que se atreven a denunciar y que piden ayuda y justicia. 

Mejorar la calidad en el tratamiento periodístico supone dejar de reiterar la agresión y la situación de la víctima de manera morbosa para pasar a abordar el caso como un problema social, dando cuenta de la actuación institucional y de la indignación de la sociedad que se moviliza y se pronuncia; pueden mostrarse buenas prácticas que se están impulsando en las comunidades, en los barrios, en las regiones  y dar cuenta del esfuerzo y aporte de las organizaciones feministas y de mujeres que trabajan para promover el derecho a una vida libre de violencia. Pueden hacer seguimiento a los casos para que no queden impunes y combatir así el sentimiento de desesperanza.

Cuidar el uso del lenguaje y nombrar los hechos por su nombre ayuda a que las personas aprendan a reconocer las características de la violencia de género, sus causas y consecuencias y no se reiteren sentidos comunes que la relativizan o normalizan.

Los medios de comunicación pueden aportar al debate público y político, cumplir una función pedagógica, como lo plantea el artículo 46 de la Ley Nro. 30364 “Ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres e integrante del grupo familiar”; abordando el tema con objetividad informativa, defendiendo los derechos humanos de las mujeres, respetando la dignidad de las mujeres víctimas. Asimismo, emplear la franja educativa para que las instituciones públicas articuladas al sistema nacional de prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres desarrollen contenidos de sensibilización, prevención, atención, protección, sanción, reeducación para erradicar la violencia de género.

Las y los periodistas requieren hacer una revisión crítica de su desempeño en la conducción de programas noticiosos, pero también amerita que los medios de comunicación hagan una revisión de los contenidos de los programas de entretenimiento y de la publicidad, que siguen cosificando el cuerpo de las mujeres y reforzando la violencia simbólica.

En el país, hay muchos periodistas, mujeres y hombres, que están comprometidos con la lucha contra la violencia de género, pero hay también quienes han olvidado su compromiso ético y profesionalismo. Y en este momento de emergencia que vivimos, los medios de comunicación deben ser aliados y no cómplices.

Sugerimos revisar la guía para periodistas ¿Cómo abordar noticias de violencia hacia las mujeres en los medios de comunicación? Así como, el manual Pautas para el Tratamiento Informativo adecuado de la Violencia Contra la Mujer en los Medios de Comunicación Social. Ambos materiales producidos por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

Guía: https://repositoriopncvfs.pe/producto/guia-periodistas/

Manual: https://repositoriopncvfs.pe/producto/pautas-para-el-tratamiento-informativo-adecuado-de-la-violencia-contra-la-mujer-en-los-medios-de-comunicacion-social/

 

Por Tatiana Acurio

Asociación de Comunicadores Sociales CALANDRIA

Lima, 30 de abril del 2018







Compartir | |

Asociación de Comunicadores Sociales CALANDRIA | Central Telefónica: (511) 462-0477 |
Celular: 945 143 163 | Correo: comunicaciones@calandria.org.pe | Horario de atención de mensajería: Lun a Vie 2:00 p.m. – 5:00 p.m.