Opinión sobre el proceso electoral 2021: Por el respeto a la institucionalidad y valores democráticos

10-06-2021 | Concluido el proceso electoral para la elección de nuestros representantes del poder legislativo y ejecutivo para el periodo 2021 – 2026 resulta importante plantear algunas reflexiones sobre medios, elecciones y ciudadanía que ayuden a identificar desafíos de cara al Bicentenario:

  • Necesitamos trabajar para superar los problemas estructurales de fondo que tenemos como país, con heridas abiertas por la vulneración de derechos y que han sido volcados y expuestos fuertemente en las redes sociales y medios de comunicación, a través de discursos de intolerancia, odio y clasismo.
  • Necesitamos superar el centralismo limeño; aunque nuestro centralismo no parte solo de Lima, sino también desde las grandes ciudades que conforman las regiones del país. Esto se ve reflejado en las políticas públicas y también en el acceso a información: las noticias de Lima llegan a las regiones, pero las regiones no ingresan en la oferta de los medios más allá del bloque regional.
  • Requerimos ser una sociedad que valore la diversidad cultural y pluralidad de opiniones y posturas políticas, que ayudarían a comprender mejor las distintas miradas de desarrollo, pero también a enfocarnos en superar las brechas sociales y a plantear agendas consensuadas, teniendo como referentes el bien común, la justicia y la igualdad.
  • Requerimos que los medios de comunicación comprenden su rol importante en un proceso electoral, como es contribuir a la transparencia, pluralidad y equidad permitiendo que la libertad de expresión, información y opinión, contribuya al ejercicio de la ciudadanía, promoviendo el voto informado y responsable de las y los peruanos. No se trata solo de votar bien, sino también de tener información adecuada sobre los partidos, las propuestas, los candidatos/as y el propio proceso electoral: necesitamos tener las condiciones para ejercer una elección informada. Lamentablemente esto no ha sucedido: desequilibrio informativo, discursos de odio y discriminación, fake news y temores infundados desde la especulación. Finalmente, despidos a periodistas que denunciaban falta de pluralidad informativa y alineamiento político a una candidatura, a quienes expresamos nuestro apoyo solidario.
  • Urge una ciudadanía empoderada que demande información en torno a sus derechos a una buena comunicación y oferta informativa, que puede denunciar contenidos inadecuados, presentar quejas ante organismos reguladores. Todo ello desde el marco de la Ley de Radio y Televisión, con más de 16 años de vigencia.

En ese sentido, la ACS Calandria hace un llamado a las y los líderes sociales y políticos que realmente creen en la democracia, para que se manifiesten y se aporte a cerrar el proceso electoral en un ambiente de paz, se respete los valores democráticos, a las instituciones del sistema electoral y sobre todo se respete la voluntad ciudadana expresada a través del voto.

Seremos parte de la acción ciudadana vigilante del próximo gobierno, de las políticas públicas, y de la transparencia de sus actos. Sumaremos esfuerzos para aportar a la gobernabilidad.

Finalmente, como ciudadanos y ciudadanas, debemos realizar un consumo crítico de los medios de comunicación y brindar nuestra atención a aquellos que hagan uso honesto y responsable de la libertad de expresión y respeten nuestro derecho a una comunicación de calidad; teniendo como pilar que los medios de comunicación no son un poder sino un servicio a la ciudadanía.

ACS Calandria